LA MUSICA EN LOS JOVENES



external image 2561588848_fefddc44dc_o.jpg


external image images?q=tbn:ANd9GcQzwGKYyEACL3hjXykjRgR2OoPlxnh644_ATBPIrhpwsx_AFoeL
La música siempre ha formado uno de los elementos principales en la formación de la cultura, y a su vez puede influir en costumbres y emociones de los individuos. Durante la historia la música ha sufrido grandes cambios, se puede notar en los cambios de ritmos musicales durante los años que van desde la música clásica, pasando por la música disco hasta llegar a la actual, cada época ha tenido un estilo musical que la represente.
Los adolescentes son los más propensos a ser influenciados por los nuevos estilos musicales, ya que se sabe que los jóvenes construyen su odentidad con el vestuario, el peinado, el lenguaje, y la música. Los jóvenes se unen a grupos. Los amigos son el centro donde se forman los patrones de conducta que sigue el adolescente. El deseo de ser independiente de la familia lo va a suplir con la dependencia de un grupo. En definitiva, se establece un sistema de creencias. Los miembros del grupo actúan siguiendo estas creencias. En los grupos en los cuales, el elemento de unión, es la música, las creencias se generan a partir de ella. Ella es la que determina la forma de vestirse, de peinarse, de moverse, la forma de hablar. Este conjunto de creencias construye la identidad de ese grupo de pertenencia. Por eso es que la poblacion joven, sean los que muestra mayor nivel de compra de material discográfico y son la audiencia principal de los canales de videos musicales.
En un mundo que tiende a la homogeneidad extrema, la música parece ser la última salida donde mostrar una diferencia. Ser original, independiente o rebelde, e ir contra la corriente. Quizás sea buscar
external image images?q=tbn:ANd9GcQbclhVOCut-amKSAPMA2LzcaonZheJXuOuHvNE9ZqW5pZWPuX_

una identidad diferente a la de sus padres, o quizás, solo ocupar el tiempo libre, o ahogar el sentimiento de soledad, y encontrar un grupo de personas en el que ampararse ante las exigencias del sistema. El hecho es que una de las actividades que más realizan los adolescentes es escuchar música. La música une a individuos de puntos muy diferentes de la sociedad. Esto no es ignorado por las compañías discográficas, que tienen bien en claro su mercado, particularmente juvenil. Por esta razón, resulta lógica la preocupación por buscar, mantener y ampliar un mercado de consumidores. Para esto, los medios juegan un papel muy importante que utilizan estas compañías para difundir la nueva música y nuevos artistas.


La adolescencia es la etapa que supone la transición entre la infancia y la edad adulta. Este periodo de la vida se identifica con cambiexternal image 20100817224438-escuchando-musica-1.jpgos dramáticos en el cuerpo y la psicología.

A diferencia de la puberta que comienza a una edad determinada (a los 9 años en las niñas y 11 en los niños aproximadamente) debido a cambios hormonales, la adolescencia puede variar mucho en edad y en duración en cada individuo pues ésta está más relacionada con la maduración de la psiquis del individuo y depende de factores psico-sociales más complejos.
La adolescencia es un fenómeno cultural y social y por lo tanto sus límites no se asocian fácilmente a características físicas. La palabra deriva del significado latino del verbo adolescere "crecer." El tiempo se identifica con cambios dramáticos ocurridos en el cuerpo, junto con progresos en la psicología y la carrera académica de una persona. En el inicio de la adolescencia, los niños terminan la escuela primaria y se incorporan generalmente la educación secundaria, tal como la escuela media

A lo largo de la historia, la música fue dirigida como una rama del arte reservada solamente para la clase alta.

De a poco se fue generando otro tipo de música como por ejemplo los “Negros spirituals” practicada por esclavos africanos.external image 51120094957rubia-cantando.jpg
Por 1950 la música se renueva, surgiendo el “rock”, dirigiéndose principalmente hacia los adolescentes. El motivo por el cual ésta estuvo cada vez más enfocada hacia la cultura adolescente, fue el consumo masivo.
Aparecen nuevos estilos de músicas como el “pop”, siempre enfocándose al público joven. Los adolescentes comienzan a expresar sus ideales a través de estos estilos, formando a veces grupos de protesta hacia el mundo que los rodea.
Estas canciones de protesta despiertan la conciencia de una sociedad con el cerebro lavado.
Las grandes empresas discográficas, al ver el gran movimiento de jóvenes que estas canciones de protesta producían, comienzan a comercializarlas, y gracias al consumo, producen una gran ganancia.

LA LETRA DE LAS CANCIONES

Las letras de muchas de las canciones pueden contener textos violentos, sexualmente sugestivos o de de elementos preocupantes (drogas, suicidio, muerte, satanismo).
En Estados Unidos se estudió la capacidad de los adolescentes para repetir la letra de las canciones, concluyendo que solamente un 30% de los adolescentes conoció la letra de su canción favorita o un 40% si eran fans de música heavy. Su compresión varía en función de la edad. Si eso ocurre en Estados Unidos, con canciones en inglés, esto significa que en América latina el problema es mucho mayor, ya que los adolescentes no dominan el idioma ingles.
Se debe conocer que la gente joven frecuentemente pasa por alto los temas sexuales de las letras. Los adultos, por el contario, captan los temas como sexo, drogas, violencia o satanismo. Los adolescentes interpretan mayoritariamente sus canciones favoritas en términos de amor, amistad, crecimiento, preocupaciones de la vida, diversión, carros, religión, y otros temas relacionados con sus vidas.
Algunos adolescentes que prefieren canciones con temas como homicidio, suicidio y satanismo (generalmente música heavy-metal) pasan más tiempo escuchando este tipo de música y son más propensos a escuchar las letras, pero tienen una menor tendencia a pensar que la música podría tener influencias negativas en su comportamiento comparado con estudiantes que prefieren otro tipo de música

LOS VIDEOS MUSICALES




Los videos musicales se han convertido en una forma persuasiva, que influye en la cultura de los consumidores y ha alterado los hábitos de los adolescentes que son su principal audiencia, respecto a la forma de ver la TV, de escuchar música y de comprar discos. Son usados por los productores de TV para ganar audiencia y por los productores de discos para vender música.
Hay dos tipos de videos musicales. En un "vídeo de actuación” el grupo canta la canción en un concierto o en un estudio. El “vídeo concepto” desarrolla una historia paralela a la canción que puede añadir o no algo a la letra. A pesar de que los “vídeos actuaciones” pueden ocasionalmente ser chocantes no se tiene ninguna prueba de que tales vídeos tengan un impacto negativo demostrado. Más bien son los “videos conceptuales” los que han sido criticados por promover la violencia y la promiscuidad sexual.
Si se analiza el contenido de los vídeos musicales los temas más comunes incluyen por orden de frecuencia: abstracciones visuales, sexo, baile y violencia o crimen.
Los videos conceptuales estudiados tienen también un contenido de imágenes nihilísticas en un 44%... Estos últimos incluyen temas de destrucción, muerte, ridículo de las instituciones sociales e incluso agresiones contra la autoridad
Los episodios de violencia aparecían en un 57% de los videos conceptuales y, de nuevo, eran los hombres de raza blanca los que figuraban como los agresores. El boxeo y otro tipo de deportes agresivos eran las formas más comunes de agresión, sin embargo el resultado de la agresión raramente se mostraba. Conductas de intimidación sexual aparecían en más del 75% de los videos musicales estudiados. Más de la mitad de las mujeres que aparecían en los videos vestían provocativamente y se presentaban a menudo como objetos sexuales.
DuRant y clb. Señalan que los videos musicales más violentos pertenecen al género Rap (20,4%) y Rock (19.8%).
Los menos violentos son el género country (10,8%), la música ligera (9.7 %) y el blues (5.9%).
Los vídeos eróticos contienen poca violencia, y los muy violentos, poco o nada de erotismo.
De todas formas parece que los adolescentes están, sobre todo, interesados en ver este tipo de videos para disfrutar de la música, para encontrar el significado de las canciones que les gustan y para aprender acerca de lo que es popular.

PROBLEMAS DE CONDUCTA QUE OCASIONA LA MUSICA


external image depresion1.jpg


Desde un punto de vista de la psicología más tradicional, la mayoría de las problemáticas se podrían enumerar dentro de "Problemas de conducta".

En la práctica esta denominación es utilizada en relación a niños con comportamientos no habituales o maneras de comportamientos no esperadas por los adultos. Aquí cabe destacar esta distinción, porque el comportamiento de un sujeto puede ser leído desde diferentes ópticas. Así un niño podrá comportarse bien o mal dependiendo desde donde se evalúe. Puede afirmarse que los niños suelen decir mucho más de lo que aparentemente dicen con sus aptitudes, además las maneras de comportarse suelen depender de las compañías y de los ámbitos donde se desarrollan.

El manual de los trastornos mentales DSM-IV describe el llamado “Trastorno por déficit de atención y comportamiento perturbador”, y dentro de esta clasificación mayor considera una lista de trastornos como ser: el “trastorno por déficit de atención con hiperactividad (desatención, hiperactividad, impulsividad); el “trastorno por déficit de atención con hiperactividad no especificado”; el “trastorno disocial”; o el “trastorno negativista desafiante”.


Problemas de conducta en niños más frecuentes:

external image 78950DC4E15B9946DC6E4467BB90.jpg
Trastorno de
conducta repetitiva agresiva como:

- Romper cosas.- Gritar y amenazar.
- Agredir físicamente.
- Ira, rabia, cólera, etc.

Trastorno de conducta repetitiva no agresiva como:
- Fugarse.
- Robar sin agresión.
- Continuas mentiras.
Trastornos por déficit de atención se caracterizan por:- No prestar atención.
external image problemas%20mentales-776502.jpg

- Ser impulsivo.
- No controlar las propias acciones.
- Ser muy activo.